Yerry Mina destaca en el empate que Getafe le saca al Barcelona en el Camp Nou

By
Updated: febrero 11, 2018
Yerry Mina

Foto: Twitter. Esta Liga tiene siete vidas, como los gatos. Se resiste a morir en manos del Barça. El Getafe la revitalizó de nuevo, arrancando un sorprendente empate sin goles del Camp Nou, secando a Messi y compañía de manera magistral. Un resultado que hizo buena la victoria del Atlético en La Rosaleda, convertidos los de Simeone en los animadores de la Liga.

Pocos equipos más rocosos que el Getafe hay en la Liga española. Un rival al que hacerle un gol se convierte en una quimera incluso para todo un Barça, que parece ir en Fórmula 1 con Valverde al volante. Un potencial defensivo al que no acompaña su delantera. Quizás por eso, el técnico azulgrana hizo una de las apuestas más arriesgadas desde que llegó a Barcelona y alineó una defensa de circunstancias.

No hubo sorpresas en el once azulgrana y Yerry Mina hizo su debut como titular. Llamativa la conversación que tuvo con él Messi instantes antes del pitido inicial. Junto al central colombiano, Valverde apostó por reconvertir a Digne dadas las bajas y el estado físico de Piqué, que anidó en el banquillo. Mina demostró todas las cualidades por las que acabó fichando por el Barça. Fue expeditivo en el juego aéreo, atrevido con el balón en los pies y peligroso en el área rival en jugadas de balón parado. Le queda mucho camino por recorrer pero dejó entrever que tiene retales para componer un central de futuro en el Camp Nou.

El defensa colombiano fue el jugador azulgrana que más balones tocó en la primera parte. Todas las jugadas pasaban por sus botas. Sorprendió el Getafe con una presión tan alta como ambiciosa, ya desde el área de Ter Stegen y se vio obligado Busquets a ayudar en la fase de creación situándose a la altura de los centrales. Defiende como un bloque el equipo de Bordalás, incapaz del Barça de encontrar algún pasillo interior. Todo el peligro, que fue escaso, llegaba gracias a las incorporaciones de Sergi Roberto y Jordi Alba por las bandas, incansables e impagables los laterales para Valverde. Las incursiones de Yerry Mina eran como palomitas para la afición azulgrana, aburrida ante la película que estaba viendo. No dejaba el Getafe que explotaran coches en la pantalla, más Viscontiano su ejercicio futbolístico. En los últimos cinco minutos previos al descanso llegó lo mejor de toda la primera mitad.

Ángel midió la cintura de Yerry Mina y se topó con un central mucho más ágil y rápido de lo que indica su altura. Shibasaki erró en el pase en la siguiente jugada cuando el banquillo azulón estaba a punto de explotar de alegría. Y el juez de línea negó con razón a Luis Suárez, que había firmado una obra de arte de volea a pase Messi. Precisamente el argentino era uno de los futbolistas a los que se veía más incómodos con el fútbol de contacto del Getafe. Podía regatear a un rival, pero el segundo tenía claro que no iba a dejarle pasar. Falta tras falta que exasperaban al público y también a algunos futbolistas del Barça. Tampoco brillaba Coutinho, que apenas podía tomar un café con el balón.

Habla por sí solo el currículum del Barça de Valverde, poderoso como ninguno en las segundas partes. Una especie de Doctor Jekyll y Mr. Hyde que nació precisamente en Getafe, donde fue capaz de darle la vuelta al partido en los últimos minutos. Lo intentó también en el Camp Nou, aunque dejaba demasiados espacios a su espalda. Coutinho empezó a aparecer, a cenar con el balón, ahora sí, y a darle trabajo a Guaita. También Luis Suárez, que mandó fuera un balón claro de gol. Al otro lado del campo, Shibasaki no supo acertar ante la salida a lo loco de Ter Stegen. Tampoco Antunes, cuya volea se marchó por encima del larguero azulgrana. No había goles y los minutos se consumían para desesperación azulgrana. No aguantó más Valverde y decidió ir con todo. Un all in en toda regla, con Iniesta y el recuperado Dembelé ya sobre el tapete. La presión del Atlético hace estragos y exprime al Barça al máximo, que no se puede permitir ni el más mínimo traspié.

El Getafe acabó el choque embotellado en su área, rezando en cada córner ante el gigante Yerry Mina, que remataba con su cabeza una y otra vez sin puntería. Se llevaba las manos a la cabeza el colombiano y le acompañaba el Camp Nou. No había manera de batir al sorprendente equipo de Bordalás, que intentaba perder tiempo hasta respirando. El asedio final del Barça no obtuvo premio y los azulgranas se quedaron sin marcar por primera vez en esta Liga. Una competición que se iguala, dentro de lo que cabe, con el Atlético a siete puntos de los de Valverde, a falta de la visita rojiblanca al Camp Nou en menos de un mes. El Getafe sorprendió a todos y devolvió la emoción a la Liga.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *